jueves, 1 de enero de 2009

El túnel


La luna brillaba e iluminaba la calle fría y solitaria… ¿solitaria? No del todo. Una figura se mueve por las calles oscuras en dirección a su casa. Es una muchacha de tez pálida, casi blanca y ojos verde oscuro. Camina con prisa, como si temiera ser asaltada por alguien en cualquier momento. No le gusta ese lugar. Nunca le gustó. Su madre siempre la asustó hablándole sobre los muchos violadores y drogadictos que pasaban por allí, pero ahora no podía echarse atrás. No sabía muy bien lo que la había empujado a ir hacía ese lugar, a alejarse de su camino habitual de regreso a casa e ir hasta él. Hasta el túnel. Ya estaba a pocos metros de él cuando, de repente, pasó una súbita ráfaga de viento que le alboroto los cabellos y le impidió ver con claridad. Se adentro en él y todo fue oscuridad. No se veía nada, solo la solitaria y tenue luz que indicaba el final de aquel tortuoso y escalofriante túnel. Normalmente era bastante corto pero, en ese momento, le pareció mucho más largo de lo normal. “Serán cosas mías”, se dijo. Y siguió andando. Pero a medida que avanzaba, el túnel seguía siendo igual o más largo que antes. Los nervios la invadieron. Comenzó a correr desesperadamente hacía aquella luz, aquel resquicio de esperanza que le quedaba y que indicaba la salvación. SU salvación. Entonces la luz se fue acercando más y más. Comenzó a relajar los músculos y a decelerar su paso. Ya no corría, andaba. Solo le quedaba recorrer un pequeño tramo y ya estaría fuera, a salvo. La invadió una anticipada seguridad. Pero, de repente, se cruzó en su camino la estilizada silueta de un hombre. Era alto y delgado, pero no se fijó en su cuerpo. Unos cabellos rubios y brillantes intentaban ocultar un rostro marmóreo en el que destacaban unos ojos de un rojo sangre que le helaron las venas. Comenzó a retroceder poco a poco, pero se topó con otro hombre, esta vez de cabello moreno, que la miraba con los mismos ojos, esta vez desorbitados, que el anterior. No sabía que hacer. Le temblaban las manos y, aunque quería echarse a correr, le fue imposible. Fue como si una fuerza sobre humana la impulsase a quedarse donde estaba, inmóvil. El segundo hombre se acerco a ella con paso decidido y con una escalofriante sonrisa pintada en la cara. Pero el primero, que antes estaba al otro lado de ella, se colocó al lado de este asiéndole del brazo antes de que pudiera ponerle una mano encima, todo eso en una fracción de segundo.
- Espera, aún es pronto. Dijo, mirándolo primero a él y luego a ella.
-Me da igual, hace días que no he probado bocado y tiene una pinta…, dijo acercándose aún más a ella, además, ¿quién sería el imbécil que vendría hasta aquí? Dijo mirándola y riéndose entre dientes.
El otro aflojó la mano y el del cabello moreno siguió avanzando hacia ella, con esos ojos desorbitados y aquella sonrisa maliciosa. No saldría de esta. Moriría a manos de un violador psicópata o algo peor. ¿Que hacía días que no había probado bocado?, eso le sonaba de algo… pero no, esos seres no existían, lo poco que sabía de ellos lo había aprendido de los libros. Mientras ella cavilaba sobre que era lo que pretendía ese hombre, este ya estaba cogiéndola por la cintura y acercándola más y más hacia él. Ella intentó zafarse, pero le fue imposible, era increíblemente fuerte. Él acerco sus labios a su cuello y, si no fuera porque estaba muerta de miedo, habría jurado que le habían salido unos blancos y afilados colmillos. Se dio cuenta de que era su perdición, su vida pasó por delante de sus ojos como en una película. Había tantas cosas que no había hecho, tantas cosas que quería hacer… Solamente tenía quince años… Cerró los ojos con fuerza y, aunque no quería, comenzó a llorar en silencio. La boca del hombre solo estaba a escasos centímetros de su cuello desnudo y blanco. Había perdido toda esperanza, moriría. Entonces, sucedió…

18 comentarios:

  1. Neno que le vas a plagiar la historia a la Stephanie Meller? xD Esta muy bien, me he quedado con ganas de más! me gusta,me gusta :D

    ResponderEliminar
  2. Está bien pero es un plagio de los de crepúsculo, yo estoy de acuerdo con laura...xDD después hablas...enfin

    soi miriam

    ResponderEliminar
  3. Que borita miriam xDDDDDDDDDD Mira que me pase otra vez por aqui para decirte que la foto del titulo me da MIEDO! jajajaja

    ResponderEliminar
  4. yo ya lei la segunda parte aunk le falta algo, y bueno algo va mejorando la cosa xDDD

    soi miriam xD

    ResponderEliminar
  5. Dioooos, m ncanta cmo scribes rocioo, d verda ^^

    Alba

    ResponderEliminar
  6. creo que hablo por todos: QUEREMOS YAAA LA SEGUNDA PARTEE COÑOOO!

    ResponderEliminar
  7. no es mi culpa jooo... no esqe no tenga ya la segunda parte esqe el word no se qe le pasa qe no me deja ni copiar ni borrar nada y claro... asi no lo voy a poner xDD

    ResponderEliminar
  8. me gust el texto. parecido a crepúsculo.me apunto a tus seguidores para leer tu proximo texto y ver con que nos sorprendes. un consejo, escribe algo que nadie te pueda decir que has pa¡lagiado a tal o a pascual.un saludo niña

    ResponderEliminar
  9. Yo no he leído Crepúsculo pero lo que escribiste me pareció interesante.
    Yo también escribo algunas cosas si les interesa dense una vuelta por: http://gymbrainstorming.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  10. dios mio rocio no escribas tanto ee ke de tantos textos ke publicas no me da tiempo a leerlos xDDDDDDDDD

    ResponderEliminar
  11. q maaja, solo he leido la 1º frase pro sq no ai tiempo, ai q acer lo de frances xD

    we t agrego(aqi se dice asi)

    q me uno a seguidores vamos

    Bss

    ResponderEliminar
  12. hola!
    gracias x agregarnos a tus seguidores
    espero q te guste el blog
    saludos marianela,carolina y julieta

    ResponderEliminar
  13. Saluditos. El texto me gusto (un rubio y un morocho... no som Tom y Brad en "Interview..."?) Esperamos el q sigue!

    ResponderEliminar
  14. No me dejes con la intriga!
    Espero ansiosamente el resto del relato, me mantuviste en vilo hasta el ultimo momento.. muy bueno..
    Saludos!

    ResponderEliminar